SER y ESTAR (3) con adjetivos participios

En esta lección vamos a revisar cómo funcionan SER y ESTAR con adjetivos participios. Recomendado para estudiantes de español de nivel intermedio alto y avanzado.

Adjetivos, el enemigo más complejo de SER y ESTAR

Hasta ahora, hemos visto 2 situaciones en las que podemos tener dudas sobre si usar SER o ESTAR. La primera es con sustantivos y aquí la regla es muy fácil: con sustantivos siempre vamos a usar ser.

En el segundo capítulo de ser y estar, vimos cómo funciona en general con adjetivos y llegamos a la siguiente conclusión:

El verbo ESTAR aporta un significado especial que no aporta el verbo SER. ESTAR indica que algo es el resultado de un cambio.

Pedro está muy guapo.
(Pedro ha sufrido un cambio y ahora está muy guapo).

También puede indicar que algo es producto de las circunstancias, es decir, que no es lo habitual.

La habitación está oscura.
(La habitación normalmente tiene luz, pero ahora no, porque las persianas están bajadas).

SER y ESTAR con PARTICIPIOS

Hoy vamos a ver qué pasa con los participios. El participio es la forma del verbo que termina en –ado o –ido (o en forma irregular para algunos verbos, por ejemplo el participio de romper, que es roto).

¿Cómo puedo saber si necesito ser o estar con un participio? La respuesta es muy sencilla. Si lo que quieres es describir cómo es/está algo, necesitas ESTAR. Si usamos el verbo SER con un participio, entonces será una oración pasiva y el sentido de la oración cambia completamente. Con el verbo SER ya no estamos describiendo cómo es o está algo, sino que estamos describiendo una acción. Fíjate en estos ejemplos:

La puerta está cerrada = descripción del estado de la puerta.
La puerta es cerrada
= la puerta se abre, abren la puerta.
Su pelo está mojado = descripción del estado del pelo.
Su pelo es mojado = su pelo se moja, mojan su pelo.
La cena estaba servida = descripción del estado de la cena.
La cena fue servida = se sirvió la cena, sirvieron la cena.

Las oraciones pasivas sirven para dar más fuerza a la acción y restar importancia al sujeto. Estas oraciones son infrecuentes en el español hablado, y en presente, mucho más. En su lugar, preferimos usar las oraciones con “se” impersonal (se sirvió la cena) o con el verbo conjugado en tercera persona del plural (sirvieron la cena). Las oraciones pasivas se usan casi exclusivamente en el español escrito, especialmente en medios de comunicación para contar noticias y sucesos.

Así que ahora, ya sabemos que cuando queremos describir algo con un participio, normalmente vamos a usar ESTAR. Cuidado, digo “normalmente”, porque por supuesto, ¡hay excepciones! A veces un participio también se puede usar con el verbo “ser” y no es una oración pasiva, por ejemplo: 

Juan es abierto = es sociable, extrovertido.
La puerta está abierta = no está cerrada.

Vamos a hablar sobre este asunto en otro vídeo, así que no te preocupes. Hoy vamos a centrarnos solo en la regla general.

Adjetivos que provienen de participios

Si tienes un nivel intermedio o avanzado de español, probablemente ya sabes que hay adjetivos que siempre van con el verbo “estar”, por ejemplo, “lleno”, “vacío”, “claro”, “harto”, incluso aunque no estemos describiendo algo circunstancial (el mar está lleno de agua).

No es porque el español no tenga ningún sentido, que a veces, lo parece! Es porque en realidad estos adjetivos derivan de participios:

Lleno -> llenado
Vacío -> vaciado
Claro -> Aclarado
Harto -> hartado

Es practicamente imposible saber qué adjetivos provienen de un participio, por eso, no hay otra alternativa que memorizar esas combinaciones. Pero al menos, ya sabes que esto no es un capricho del español, hay una lógica detrás.

Participios activos

Vamos a hablar de unos adjetivos muy especiales, los que terminan en

-ante, -ente o -iente

Por ejemplo:

Interesante (que causa interés)
Decepcionante” (que causa decepción),
Deprimente” (que causa depresión).

En realidad, estos adjetivos se llaman participios activos, y este tipo de palabras van con el verbo SER.

Por eso, normalmente decimos “es interesante”, “es deprimente”, “es indignante”. Pero decimos “estoy interesado”, “estoy deprimido”, “estoy indignado”.

En resumen

Cuando quieres describir cómo es/está algo con un participio “clásico”

(-ado, -ido)

Usamos el verbo ESTAR. Si usas el verbo SER con estas palabras, ya no será una descripción, será una oración pasiva, es decir, una acción verbal.

 

Cuando quieres describir cómo es/está algo con un participio “activo”

 

(-ante, -ente, -iente)

Usamos el verbo SER.

Ejercicio:

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Our time: 6:02am UTC